Diccionario Político de la República Constitucional

19 diciembre 2006

Abstención activa

Filed under: Definición — mcrc.miguel @ 10:38 pm

Tradicionalmente la abstención ha sido descuidada en los estudios electorales (interesadamente por ser el medio deslegitimador de la partitocracia) identificándola sistemáticamente con la abstención pasiva generada por la desidia y el desencanto ciudadano por la política.

Erroneamente, se califica como abstención activa el voto en blanco y nulo, incluso atribuyéndoles equivocadamente la capacidad de cuestionar los procesos electorales, arrinconando y ocultando la opción voluntaria e intencionada de no votar por discrepar con el sistema, englobando esta en la definición de pasiva.

Hablando con propiedad, no se puede definir el voto en blanco y el nulo como abstención, pues participa del sistema. Solo la acción voluntaria de no participar, militando en las filas del abstencionismo como forma de desligitimar la partitocracia se puede denominar abstención activa, diferenciandose radicalmente de la pasiva.

5 comentarios »

  1. […] compañero Isidro ha sido el primero en pasar a la acción de la contracampaña, la campaña por la abstención activa. Todo un ejemplo para el […]

    Pingback por CAMPAÑA POR LA ABSTENCIÓN « Movimiento de los Ciudadanos hacia la República Constitucional — 14 junio 2007 @ 10:01 pm | Responder

  2. Estoy en contra de los cierres de webs, Esto es una dictadura

    Comentario por javier romero — 19 diciembre 2010 @ 11:14 pm | Responder

  3. Un poco de historia
    El 19 de noviembre de 1933 se celebraron las segundas elecciones generales de la Segunda República Española para las Cortes. Estas elecciones se caracterizaron por varias cuestiones. Destaco tres:
    – Fueron las primeras elecciones en las que hubo un sufragio universal en España.
    – Las mujeres pudieron participar y expresar su opinión por primera vez con su voto.
    – Los partidos de derecha consiguieron la mayoría parlamentaria lo que dio lugar al denominado bienio radical-cedista, también conocido como bienio negro.
    Mi reflexión está basada en este último hecho: ¿Qué ocurrió para que ganaran los partidos de derecha? Podemos argumentar varias opciones que fueron las que se publicaron en aquella época pero, en realidad, lo que quiero destacar es que un grupo de bienintencionados intelectuales -principalmente de izquierdas- difundieron la abstención como medio de expresión de una protesta ante las incompetencias de los políticos por un lado, y los abusos de la iglesia, los militares y los terratenientes por otro que querían mantener su poder económico y de mando.
    La izquierda de aquella época lamentó aquél error porque los resultados de ese bienio se tradujeron en un retroceso de las libertades conseguidas en el bienio anterior. Los agricultores que habían conseguido unas tierras se vieron obligados a devolverlas. Las opciones de contratación laboral se vieron reducidas en favor de los empresarios y terratenientes… Las consecuencias fueron tantas y tan lamentables que se extendió el disgusto y el malestar entre los obreros y la ciudadanía en general.
    Las siguientes elecciones se celebraron en 1936 y ganó la izquierda. Las consecuencias no se hicieron esperar. Hubo un intento de retomar los derechos adquiridos en 1932 pero lo que se consiguió fue la acción violenta de la derecha que desencadenó en lo que conocemos como Guerra Civil Española.
    En numerosas ocasiones no somos conscientes de los efectos que producen nuestras decisiones. Lo que hoy nos puede parecer una decisión correcta y bien intencionada puede producir unos daños que se podrían haber evitado si nos detenemos un poco y pensamos en las consecuencias de lo que vamos a decidir. Esto lo refuerzo con la idea de que no podemos olvidar el pasado porque lo más probable es que lo repitamos.

    Comentario por Enrique Alcalá Muñoz — 8 octubre 2011 @ 11:43 am | Responder

  4. Me hace ilusión comprobar cómo un pensador político de la talla del señor García Trevijano explica con precisión lo que yo sentía toda mi vida acerca de ir a votar. Siempre me negué y tenía a menudo discusiones con mis amigos. Me pedían ir a votar en blanco o nulo. Yo les contestaba exactamente: no, no voy porque no creo en este sistema donde otros deciden por ti y tú sólo eres títere para que ganen unas veces blancos y otras negros. Y también me parecía siempre que el voto no sirve, no vale para nada. Qué haces con él una vez has encumbrado al jefe de partido de turno? Ya no te vale para nada más. Luego, si ves que incumple lo prometido, o roba, o miente, no puedes castigar ese comportamiento. No puedes retirarle tu voto, como sí hacen por ejemplo en las empresas, echando a trabajadores que no cumplen, que llegan sistemáticamente tarde o que directamente no acuden al puesto de trabajo sin motivo. Siempre hay normas para emplear a alguien y otras normas para rescindir ese contrato por diferentes motivos. No ocurre así con los políticos, y no entiendo por qué. Las elecciones no son más que una forma de manipular y engañar a la gente para que siga sosteniendo un sistema corrupto, de dictadorzuelos que se turnan en el poder con la participación ingenua de una mayoría de la población.

    Comentario por Ksenia Filippova — 22 agosto 2013 @ 3:54 pm | Responder

  5. Todo esto lo veo con mucho sentido y sabiduria pero como empezar a rodar? Veo el sistema demasiado blindado para hacerlo saltar!! Un saludo el poder para el pueblo!!!

    Comentario por Juan — 28 noviembre 2013 @ 8:15 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: